jueves, 7 de junio de 2012

Los Cuentos de Pippa 4.....Conociendo a Ninwa




Ilustraciones By La MArgarita Roja


Tani le dijo a Pippa que le siguiera, iban a realizar un gran viaje.
Salieron del agua y Tani le sugirió a  Pippa que si quería estar allí tendría que aprender a volar.
Entonces Tani llamó a una nube e inmediatamente apareció, le dijo que subiera y que se dejara llevar….Pippa estaba emocionada y un poco nerviosa ya que nunca había volado.
Tani se subió a la nube con Pippa, que empezó a ascender lentamente.
 No sabía que tenía que hacer y estaba continuamente preguntándole a Tani.

-Pippa para poder volar lo primero que tienes que hacer es no intentar controlarlo todo, eso no te pertenece a ti, la segunda parte es ir a donde realmente quieras ir, si intentas ir a donde no quieres la nube te llevará a otro lado diferente…. Ahora es un poco difícil de controlar porque de donde tu vienes las cosas funcionan de otra manera, pero estoy convencida que lo conseguirás.-

En el primer intentó, no consiguió llegar a ningún sitio al que quisiera ir, la nube le llevaba una y otra vez frente a un alargado y delgado árbol, al que no le quedaba hojas.
En el segundo intento, de nuevo la nube se dirigió a este árbol, pero en esta ocasión se quedó parada, no se movía hacia ningún lado, entonces Pippa se sentó y enfadada se mantuvo observando.

-Este árbol parece triste, ¿qué le ocurre?, todas su hojas han desaparecido y sin embargo los árboles que le rodean están muy hermosos….no lo entiendo….
-Pippa este árbol dejó de creer, de imaginar, se dejó llevar por la tristeza y no quiso aprender más.-
-¿Por qué?- le preguntó Pippa.
-Eso lo tendrás que descubrir por ti misma- le contestó Tani.
-Ahora Pippa creo que estás preparada para volar tu sola, inténtalo de nuevo-.

Pippa dejo la mente en blanco y la nube empezó a subir, a volar alto, tan alto que le llevó a las estrellas…
Entonces se paró y en lugar de desesperarse porque no se movía, se mantuvo observando todo lo que le rodeaba, disfrutando de aquellas privilegiadas y maravillosas vistas.
 Cerró los ojos y se tumbo en la nube, cuando volvió abrirlos había otra niña a su lado, tumbada también en una nube.
La niña sorprendida la miró y ésta con una gran sonrisa le dijo:

-¡Hola¡ soy Ninwa, ¿quieres dar un paseo?....

1 comentario: